CBP

CBP

martes, 25 de octubre de 2011

LA FLORA EN LAS "TRADICIONES PERUANAS"


EN SU OBRA, PALMA PRESTA ESPECIAL ATENCIÓN A LA FLORA PERUANA Y A LA QUE HABÍA LLEGADO CON LOS ESPAÑOLES. EN SUS “TRADICIONES” MENCIONA CIENTO TREINTA ESPECIES VEGETALES. AQUÍ UNA RÁPIDA MIRADA.



Por: César Colomo Porcari *

"El Dominical"  23 de Octubre del 2011



Don Ricardo Palma recuerda que “cuando los conquistadores se apoderaron del Perú no eran en él conocidos el trigo, el arroz, la cebada, la caña de azúcar, lechuga, rábanos, coles, espárragos, ajos, cebollas, berenjenas, hierbabuena, garbanzos, lentejas, habas, mostaza, anís, alhucema, comino, orégano, ajonjolí ni otros productos de la tierra que sería largo enumerar. En cuanto al frisol o frejol, lo teníamos en casa, así como otras variadas producciones y frutas por las que los españoles se chupaban los dedos de gusto”.



VISTOSAS FLORES

Entre las flores nativas del Perú que más apreciaba, menciona la “arirumba” (Chlidanthus fragans Herb.), así como el “floripondio encarnado” (Datura sanguinea R. & P.), al contarnos que un sacerdote envenenó a unos enemigos suyos al echar en su comida “un manojo de floripondios encarnados”. Habla también del “ñorbo” (Passiflora sp.), bella flor de una pasionaria.



En cuanto a las traídas por los conquistadores, dice que “La flor de lujo era el clavel en toda su variedad de especies” y “Las jóvenes solteras se diferenciaban de las casadas en la colocación de las flores que se ponían en el peinado. Era sabido que rosas y claveles al lado izquierdo significaban que la propietaria se hallaba en disponibilidad para admitir huéspedes en el corazón”. Y un día, Santa Rosa “se encontró con que espontáneamente había brotado un rosal en su jardinillo; y rosal fue, que sus retoños se proveyeron las familias para embellecer corredores y las limeñas para adornar sus rizas, negras y profusas cabelleras”. Habla también de la “rosa pitiminí”, que es la trepadora que da muchas flores pequeñas, y del “clavel disciplinado”, como se conocía antes al clavel jaspeado.



DELICIOSOS FRUTOS

Entre las frutas nativas, menciona al capulí (Physalis peruviana L.), que crecía en los rincones de los jardines espontáneamente (y al que la cursilería actual ha bautizado como “aguaymanto”), a la “naranjita de Quito” (Solanum quitoense Lam.) y al “palillo” (Campomanesia lineatifolia R. & P.), del cual dice que es “una frutita muy perfumada y sabrosa”. Se refiere también a la chirimoya, palta, quinua y rocoto, y al pequeño “coco de Chile” (Jubæa spectabilis Humboldt & Kunth), y dice que el “chupe” se prepara con “papas amarillas”. Menciona además frutas del Viejo Mundo, como la “naranja agria”: “un sevichito de pescado chilcano con naranja agria” y “un bocadito de seviche en zumo de naranja agria”. Se refiere asimismo al “ñajú” (Hibiscus esculentus L.), con el que se elaboraba el “sanguito de ñajú”. Nosotros descubrimos el significado de este olvidado vocablo peruano (El Comercio, Lima, 18 de febrero de 2000, p. A-23).



COMO EN BOTICA

Entre las plantas medicinales, habla de la hierbaluisa y de la “hierba santa”, al contar que un Papa fue curado con esta hierba peruana y “hasta la hora de su muerte, que acaeció años más tarde, no volvió a dolerle muela ni diente”. La información proporcionada por el genial tradicionista será muy útil en la lucha por la defensa de nuestro medio ambiente, tan amenazado hoy en día.



[*] Presidente del Instituto Latinoamericano de Cultura y Desarrollo. Resumen del texto que publicará la URP en “Aula Palma”, como parte del XI Encuentro Internacional Re-Visión de las Tradiciones de Ricardo Palma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario